Precio mixto

Es un recinto muy conocido que ocupa una de las esquinas más populares de La Habana: 23 y 12. Un sitio al que me llevaba mi madre cuando yo era pequeña, en su ritual ineludible de sacarnos a pasear cada domingo; y almorzábamos ahí, con mucho gusto y un servicio de “Sírvase usted”. Más de veinte años han pasado desde entonces, y la pizzería Cinecittá continúa estando en aquella misma esquina, aunque su servicio ahora está dirigido por las camareras y capitanes del salón.

Llegamos y el lugar nos resulta acogedor; está climatizado, con unos mullidos muebles para la espera, la Carta en la mesa de centro para que podamos ir decidiendo lo que queremos comer. En un rincón un letrero de luces anuncia la barra de un bar, y me hace preguntarme si funciona realmente como tal, y me hace suponer, además, que sería quizás una buena opción para otra ocasión, con otra compañía.

Una sonriente camarera nos incita a tomar nuestra mesa y, una vez instaladas ahí, el diligente capitán se acerca a tomar la orden. Con notable desenvoltura nos dice los platos presentados en la carta que no tienen  en existencia en ese momento, y nos hace saber jovialmente que, aunque no aparece reflejado en el listado de opciones, la pizzería oferta también la modalidad de pizza mixta con una serie de agregos entre los que menciona la casi mítica carne de res, por un precio de 25 pesos en MN.  Nos parece raro que la pizza mixta no se refleje en la Carta, pero no hacemos mucho caso a ese detalle.

Ordenamos nuestras pizzas, decidimos por el jamón. Pedimos además ensalada fría y refresco. Nos parece bien, los precios son realmente accesibles, sobre todo si se tiene en cuenta la calidad de los platos, la cual nos parece realmente buena. Con esto y lo acogedor del lugar podemos obviar que las camareras precisen de un poquito más de entrenamiento, falta que indudablemente equilibran con la amabilidad con que nos tratan. La estancia transcurre tan agradable que decidimos que hay que volver en otra ocasión a por la piza mixta, convencidas de que es una buena opción. Y así lo hacemos, dos semanas más tarde. Se repite el ritual del cómodo sofá y la bienvenida sonriente. Una vez en la mesa nos vienen  a tomar el pedido pero esta vez no es el capitán, sino una joven capitana quien desempeña la labor. Como ya sabemos lo que queremos, y sabemos además que nuestra elección no aparece en la Carta, le pregunto a la muchacha si tienen pizza mixta y, ante su respuesta afirmativa, ordenamos. La velada pasa fenomenal, como la vez anterior, comemos elogiando la confección del plato y tejiendo entre nosotros la promesa de regresar una vez más.

Llega el final y con este la cuenta. El papel refleja letras casi inteligibles pero una cosa sí está clara: donde debía reflejarse un valor de 75 pesos por tres pizzas mixtas se estampaba un exuberante número 120. No entiendo realmente, sabíamos el precio de antemano por boca de aquel capitán de nuestra visita anterior, y así se lo digo a la camarera. Se sonríe de medio lado y asiente enérgicamente entornando los ojos, como quien vaticina un problema, nos dice que esperemos un momento y sale a buscar al efectivo de rescate: la capitana. El argumento explicativo de esta otra es que el servicio de la pizzería se divide en dos turnos: uno vende la pizza mixta en 25 pesos mientras el otro –el de ella- la vende a 40 pesos. ¿Cómo es posible -le pregunto- que una misma Unidad tenga dos precios distintos para un mismo plato dependiendo del turno que trabaje? Su explicación está en los agregos que, según ella, su pizza tiene más productos agregados que la mixta del otro turno; y yo pienso que, paradójicamente, la de ella no tiene carne de res como la del otro turno, el de la barata. Tras unos minutos de reclamaciones y argumentos, de explicarle que debió decirlo al momento de tomar la orden  –como hizo el otro capitán–, y recalcarle que es imposible que en una misma Unidad varíen los precios según el turno que trabaje, pagamos la diferencia. Pero ya no nos supo tan agradable la visita, y no por los 45 pesos de diferencia que tuvimos que desembolsar, sino por sentirnos defraudados, estafados y lo peor, sin derecho a reclamar y recibir a cambio la justicia del pago real.

Mi conclusión, entonces, fue la siguiente: en la emblemática pizzería Cinecittá, de la popular esquina de 12 y 23 en el Vedado capitalino, se estafa al cliente constante y permanentemente. Especulo: La pizza mixta no aparece en la carta porque no está concebida como una de las ofertas del restaurante, sino que es un invento del personal para buscarse los pesos, así de simple. ¿Quién mide la cantidad de agregos que le ponen a una pizza? ¿Cómo lo hacen, por gramaje? Es fácil sacar un poco de esto o aquello y confeccionar una pizza mixta con lo que debió ser, digamos, una de jamón, y cobrar, lógicamente, los 25 o 40 en vez de los 15 que cuesta la de un solo agrego. Luego se rehace la orden, se pone pizza de jamón, o de chorizo, o de salchicha, etc, donde decía mixta, y queda una ganancia limpia para sus bolsillos: 10 pesos en el caso de un turno, y 25 en el caso del turno de los más ambiciosos. Con los primeros te representa una Napolitana, y con los segundos una Napolitana más una con agrego.

¿Cuántas personas comen diariamente en ese lugar? ¿Cuántas piden pizza mixta? ¿Con cuánto dinero arrancado de los bolsillos de la gente se van ellos cada día? Pero una vez más el delito es impulsado no solo por la naturaleza humana y la necesidad imperante, sino por la inexistencia misma, porque ¿no sería lo más lógico poner en oferta la pizza mixta, podríamos decir, a ese mismo precio de 25 pesos que no está mal y así evitar que el dinero vaya a parar a manos particulares en vez de a la caja? Si lo volvieran real le anularían la posibilidad de estafar a la gente. Ah, pero no, desestiman esa posibilidad y le dan de comer al ingenio del cubano, que al final se las ha arreglado para sobrevivir así, “luchando”, o lo que es lo mismo, machacándose los unos a los otros.

14 Replies to “Precio mixto”

  1. duda

    A eso agrégale que por lo general hay que estar dos horas de cola, al menos en las dos veces que he ido me ha sucedido.
    Es terrible el deterioro de valores que vive la sociedad cubana actual, ésa pizza mixta no existe en la ficha de costo de ventas del recinto, estoy segura de eso, por eso les permite jugar con la estafa y el engaño al cliente.
    Ufff son tantos baches en la vida que nos toca vivir que a veces dan ganas de tirar la toalla.
    Un beso Shere.

    Responder
    • Sherezada Autor del Post

      Tuvimos la suerte de no hacer cola, Du, tal vez porque era lunes. Es duro el lugar en el que ha caído nuestra sociedad, cómo se ha normalizado el robo y la estafa, cómo se ha anulado el derecho a reclamar el derecho -y valga la redundancia-, cómo se ha perdido el respeto por los demás, y como la cultura de servicio en este país ha decaído más abajo del subsuelo. Pero lo más triste es que las mismas leyes establecidas son las que le hacen el juego a tal desorden ¿Por qué no incluyen la pizza en la carta y le ponen un precio aceptable? Dan pie a la estafa, así de simple.
      Y mucha gente tira la toalla, Du, ¿no lo ves? Simplemente se van del país.
      Gracias por la constancia, Dudú… nos hemos quedado solas en el vecindario jajaajaj. Besis.

      Responder
      • duda

        No importa corazón, ya vendrán tiempos mejores, las personas han perdido hasta el interés por leer en los blogs, forma parte del estado de desmotivación que vive nuestra sociedad y que la prensa y tv nacionales no ve, ni refleja, pero bueno, no vamos a tirar la toalla nosotras eh? Pa´lante!!!!

        Responder
        • Sherezada Autor del Post

          Claro que no, Du!! Mientras hayan musas, manos y motivos seguimos escribiendo… aunque solo se aun café compartido entre las dos hoy en mi casita, mañana en la tuya. Además, sabemos que siempre hay gente que lee y no comenta, así que, aunque solo sea por ese par de ojos que trae la casualidad.
          Besis, Du, y buen fin de semana.

          Responder
  2. Fitin

    Amiga soy un seguidor de su blog, le comento que su artículo tiene todas las condiciones para que se lo envíe a la sección Acuse de Recibo en el Juventud Rebelde, es hora de actuar mas que de decir. Esa es mi sugerencia.

    Saludos

    Responder
    • Sherezada Autor del Post

      Holas Fitin, y gracias por seguir mi blog. Lo que sugieres sí, ya lo había pensado, y es una posibilidad que estoy valorando seriamente. Ojalá te animes a comentar más seguido, pero bueno, con que me leas me doy por satisfecha. Saludos!

      Responder
  3. el killer

    jajajjajajaj, fue lo primero q hice al leer tu hecho extraordinario jejejjejej, no me malinterpretes es q esto son baches con los q tropezamos cotidianamente jejejjej, puedes enviar tu incidente a donde entiendas q puedan atender tu queja, pero si no es tratada por la persona indicada! como decimos, por gusto! son incontables las denuncias q veo a diario y como casi todo queda impune, e incluso otras con mayor relevancia, claro esta tienes todo el DERECHO de reclamar a toda instancia creas pertinente, pero siempre con el pensamiento de autocompasion.
    Te cuento q si es a mi y la persona q este conmigo no me dice deje eso (q es lo mas probable, pq estamos acostumbrados a q nos estafen a diario) me tienen q buscar al administrador y dar una explicacion del pq del asunto, sino el administrador del administrador se entera de esto jejjejejejejje

    Responder
    • Sherezada Autor del Post

      Por esta vez tengo que darte la razón, Killer, es lo que debimos haber hecho, llamar al administrador, pero no lo hicimos, simplemente pagamos y nos fuimos. Aunque, si lo pensamos bien, esa sugerencia tuya podría arrancarme las mismas risas que te produjo mi escrito porque ¿acaso crees tu que el administrador no está enterado del asunto, que no coge su buena mascá? Como dices, este hecho redunda en tantos otros donde una cadena de inescrupulosos bla bla bla se llena los bolsillos a costa de los demás. Eso no es un secreto, como tampoco lo es que no funcionen las denuncias, pero no por ello hay que quedarse callado. Este es un hecho más, que seguramente seguirá su curso sin alteraciones, pero al menos en mi blog hay un sitio para decirlo, para denunciarlo.
      Gracias una vez más por llegarte y dejarme tus criterios… es bueno siempre.
      Por cierto ¿no estás en el foro Aguada?
      Saludos.

      Responder
      • el killer

        bueno! esta ves no es para risas pero…..jijijijijijijij na” mira, pues claro q el adm. tiene conocimiento de esto pero es el unico q pudiera darte una respuesta o mejor dicho una justificacion, pero utilizando los mismos metodos q ellos practican (pensando como ellos) pudieran salir airosas, con señalamientos y advertencias dandoles a entender q sus procederes no son legales y confusos al cliente, y hasta q no aparezca el adm no pago la cuenta o solo le pago el precio del dia anterior, pero bueno eso ya es harina de otro costal, el tema de todo esto es q sino se arranca la raiz, el arbol seguira saliendo torcido.
        estuve en el foro aguada pero como otros de los problemas cotidianos q tenemos, me censuraron la pagina para q no entrara, cada ves q sale un foro nuevo y los informaticos se dan cuenta, me censuran la pagina, esto es un proceso muy……. lento de cambiar pq tenemos nuevas ideas pero seguimos con los mismos viejos conceptos, la perdida de valores, la migracion masiva de jovenes y q todo es de todos pero nada es de nadie (volviendo a tu hecho extraordinario jijijji) adaptate o perece en la lucha, “Che”. Sl2

        Responder
        • Sherezada Autor del Post

          jejeejejeeje Pos nada, razón te sobra… y es una lástima lo que te sucede con los foros… una lástima indignante.
          De cualquier forma espero coincidir contigo en algún otro, al menos mientras los informáticos permanezcan a oscuras, aunque sea para halarte las orejas jijijjij… y espero sobre todo que no te censuren este sitio. 🙂

          Responder
  4. Nube

    “No sé si reírme o enojarme con esto que acabas de publicar, tu descripción fue tan exacta que me pareció ver a la camarera como te entornaba los ojos mientras te sonreía esperando a que terminaras de preguntar para contestarte jajajajajajajajjaja. En cuanto a la estafa general e integral, la culpa la tenemos todos que lo permitimos, nos vamos por (la izquierda) esperando encontrar algo mejor y lo que hacemos es contribuir a que continúen desviando recursos y el dinero de los bolsillos de los afectados. Evidentemente lo que no está en la carta nunca lo he comprado y mucho menos productos que no tienen el precio puesto, incluso en los establecimientos estatales, donde quieren hacer pasar por tonto a los usuarios. Un día muerta de sed llegué a un kiosco y ninguno de los productos de la nevera tenia precio, le pregunto a la dependienta que cuanto costaba un pomito de refresco de cola y me dijo que ella no sabía porque la mercancía la había puesto ahí la del turno anterior, cogí y me fui, parece que ella esperaba a que yo le dijera que me lo diera a si mismo que yo pagaba, se tostó ggg, al poco tiempo vuelvo a ir estaba la misma muchacha y todavía los productos sin precios, me dieron ganas de preguntarle si la del otro turno fue la que volvió a llenar la nevera jajajaa
    Por ahí nos pillamos. “

    Responder
    • el killer

      yo lo q hice fue reirme de inmediato jejejej, pero luego me calme para no indignarme :(:( esto te puede suceder en cualquier momento lo q en la calle siempre tienes q estar despierto y pudieras salir airoso, en fin….el “cubano” se le escapo al diablo y tu te tienes q escapar de ellos, yo prefiero comprar todos los ingredientes y hacer la pizza en casa, me sale mas economico, a mi gusto y no tengo q aguntar malos ratos, solo si se me pasa en el horno jijijijijiji.
      y sobre los pomitos, yo si le hubiese preguntado si los del turno anterior son los q los vendian, solo para reirme en su cara y ver la q pone, bueno chao q esto no es un foro ggggg

      Responder
  5. Juan del Rio

    Lo peor es que leo esto y me parece común. Entonces me pregunto: ¿En que punto la falta de respeto comenzó a parecernos algo común? Es como la idea que compartía con un amigo: estamos al punto de que cuando compres dos libras de pollo y te despachen, efectivamente, dos libras de pollo, reclamaremos con fervor las 4 onzas que le corresponden al que te la vendió. En fin, estar entre la risa por el absurdo y el llanto por el abuso. Algo así.

    Responder
    • Sherezada Autor del Post

      Ante todo ¡Bienvenido a mi blog!! Ya sabes que me alegra tenerte por acá. En cuanto al resto, sobrada razón tienes, como los demás amigos que han comentado acá, el absurdo y el robo se han vuelto nuestro pan de cada día, y sacrílegos y condenados serán los que osen reclamar derechos. Un beso, y espero se siga repitiendo la visita jejej

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *