De: Las mujeres que me atrapan…

Espíritu en vuelo

“¿Para qué quiero los pies si tengo alas para volar?”

Hay personas que se enfrentan a las cuchilladas de la vida con la frente en alto, sangran y se deshacen, sufren, lloran, pero no pierden la pureza del alma: la capacidad de amar. Hay personas que nacen con un ángel creador, con la magia en la punta de los dedos, y el arte les cubre, les florece. Ella fue así: pura, creadora, mágica.

Quien besó sus labios al nacer, quien le sopló la magia dentro, repartió a partes iguales el dolor y la grandeza. Yo solo había escuchado de su nombre altisonante, tan solo sabía del rumor de una mujer libertina con un soplo de colores, pero ella fue más que una historia profana, mucho más. He tenido en mis manos la historia de su vida y encontré un alma profunda, hasta el centro mismo de su ser. Una mujer brisa y tormenta, sol y lluvia, canto y alarido, una mujer amada e incomprendida, ensalzada y reducida. Y en su pecho la tristeza alzó los puños contra la alegría, mientras sus manos se desbordaban de arte, de vida. Mujer virtud. Mujer autenticidad. El sufrimiento se vengó de su excepcionalidad, se desequilibró la balanza. Pero fue tan alta, tan digna. Por cada lágrima un beso, por cada sollozo una risa. Mujer acuarela. Hadas de mil colores le poblaron, una magia de mil tonos le creció dentro, y la regaló a montones.

Me veo en ella como en un espejo distorsionado, que solo muestra retazos de la verdad, que oculta la mayor parte de lo que es.  Me veo en una mínima parte de su dolor, en una mínima parte de su personalidad. Mas ¡ay! si tuviera yo su gracia, si tuviera yo la estera de luz que –dicen– dejaba al pasar, si tuviera su alma grácil y fuerte, encantadora y vivaz. Su belleza. Si fuera yo tan genuina, tan brisa, tan sol.

Fue benévola la suerte con quienes le conocieron, es cínico el tiempo con quienes ya jamás lo haremos, el tiempo que sepultó un espíritu que no se cansó de pelear por su libertad. Ojos privilegiados, manos de ninfa. Sensualidad destilada en cada risa, en cada mirada.  Amor en el epicentro. Mujer deseada. Mujer amada.

Queda su obra: un ritual, una bitácora. Quedan los colores en sus lienzos gritando sus angustias, las mujeres que fue, las almas contenidas en aquel cuerpo frágil. Quedan los trazos de su grandeza, su sangre al borde de los cuadros, sus gritos de desespero, su honestidad. Queda un hilillo de anhelo casi infantil de querer haber podido conocerle, ser la que se sentó a su lado en aquella fiesta de artistas, la que le compartió tal o mas cual secreto, la que escuchó su canto, consoló su dolor. Queda su magia perpetrando la distancia de los tantos años e inoculándose en esta que, al otro lado del espejo, lleva ya un poco de su historia por dentro.

 

Frida Khalo

12 Replies to “De: Las mujeres que me atrapan…”

    • Sherezada Autor del Post

      Nube!! Bueno, supongo que ya habrás cambiado de sitio. Un beso grande y espero que te pases a saludar de vez en cuando eh jijjiji

      Responder
  1. Lizett

    A Frida la admiro por su empeño, su fortaleza y su capacidad de resistencia, una mujer que se impuso que le dio batalla a la vida, y aunque no soy una vasta conocedora de su obra, de lo poco que conozco, ademas del material filmografico, pues considero que si bien llamaba la atencion por sus autoretratos, era mucho mas marcado su pensamiento revolucionario…, prolijo, era una mujer profunda, colorida, como su obra.

    Responder
    • Sherezada Autor del Post

      Pues sí Liz, tal como dices, Frida fue una mujer destacable, y no solo por su obra.
      Que bueno verte otra vez, siempre es bueno, espero que todo esté bien contigo. Besines.

      Responder
    • Sherezada Autor del Post

      Gracias mariposazul, espero corresponder a tu apreciación.
      Sé bienvenida y no dudes en regresar si así lo deseas.
      Saludos.

      Responder
  2. Leothor

    Hola Shere, estoy de vuelta por acá, ya veo que esa sensibilidad que te caracteriza ha calado en una admiración profunda por esta grandísima mujer que fué Frida, te felicito una vez más, besos.

    Responder
    • Sherezada Autor del Post

      Ay! Pero desde cuando no leías??!! jaajajaj Pues sí, estuve leyendo sobre su vida y realmente fue una mujer admirable.
      Es muy bueno poder contra de nuevo con tus comentarios. Besito.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *